orden y regreso | Revista Crisis
textimonios / nacionalistas, conservadores y ultraliberales / terapia de shock
orden y regreso
En la Argentina existía mayormente una negativa a reconocerse de derecha y a sincerar proyectos basados en ajustes y represiones brutales. Luego del fracaso de Cambiemos y del Frente de Todos, partidos noveles y también coaliciones afianzadas anuncian desembozadamente que aplicarán cirugía mayor. Seis dirigentes de distintas fuerzas políticas comparten sus diagnósticos y anhelos sin casete.
Fotografía: Gala Abramovich
28 de Julio de 2022
crisis #53

De mi abuelo [Antonio Domingo Bussi] lo que más rescato es su honestidad, su responsabilidad, su empuje, su habilidad para superar obstáculos y el amor profundo que tenía por Tucumán. Javier Milei fue asesor de mi abuelo, con él nos une parte de una historia y también algunos pensamientos, no todos. Nuestro partido es económicamente liberal. Milei comenzó a hablar de reducción del gasto político mucho, mucho después de que lo hiciéramos nosotros. Así que las coincidencias con Milei han sido espontáneas, producto de procesar una misma ideología: el liberalismo. La derecha en Argentina tiene tres grandes corrientes: los nacionalistas, los conservadores y los liberales. El liberalismo en Argentina es de derecha. En cuanto a achicar el gasto público lo primero que haría es reducir la cantidad de empleados que tiene el Estado. Cuando mi abuelo era gobernador había 30.000 empleados públicos y 8.000 policías. Hoy hay 130.000 empleados públicos y la misma cantidad de policías: 8.000. Es increíble la cantidad de gente que tiene el Estado. Estamos en contra de los planes sociales porque nuestra prioridad es el achique del Estado. Pero no estamos ajenos a la realidad: uno, la transformación debe ser gradual, y dos, hay que instaurar la cultura del trabajo. Los cortes de las calles y las manifestaciones públicas interrumpen el normal funcionamiento y la circulación de toda una provincia o ciudad. ¿Por qué el trabajador que debe llegar a tiempo a su trabajo debe pasar por este tipo de inconvenientes? El concepto de piquetes se debe acabar. Todos tienen derecho a protestar pero también el trabajador tiene derecho a trabajar tranquilo. La protesta, aunque legítima, no puede violentar principios constitucionales liberales como el derecho a trabajar, a circular, etc. Así que lo primero que haría sería circunscribir la protesta de tal modo que no afecte a terceros. Luego, el gobernador debería ser un verdadero embajador de los tucumanos que consiga negocios, genere condiciones para que vengan empresas privadas que multipliquen la oferta de empleo. [Cambia de tema]. Mi posición sobre el aborto siempre ha sido la misma y es clara: siempre a favor de la vida, por tanto celebro el fallo de Estados Unidos que prohíbe el aborto. Totalmente, sí, estaría a favor de cualquier fallo, proyecto, que derogue la ley que legalizó el aborto.

Josefina Bussi, Fuerza Republicana, Tucumán

 

momento Churchill

En 2015 Patricia [Bullrich] me pidió que la acompañara al Ministerio de Seguridad y que armara un área desde cero: el área de control de integridad de las Fuerzas. Ahí me tocó, en un equipo más amplio, investigar qué había pasado con Santiago Maldonado. Como siempre que una persona resulta fallecida fue duro, pero 55 peritos determinaron que se ahogó sin ningún tipo de intervención de nadie. Nosotros buscamos la verdad. No hicimos lo políticamente correcto, ni la fácil. ¿Qué era hacer la fácil? Decir “tengo 50.000 gendarmes, me puedo sacar dos o tres de encima”. Eso hizo muchas veces la política y después las fuerzas de seguridad decían “si me vas a usar como perejil, la próxima miro para el costado y no combato el delito”. Nosotros actuamos con la determinación de cambiar el paradigma de seguridad en la Argentina y creo que se nos lo reconoce. Hoy todas las policías provinciales, municipales y las fuerzas federales nos dicen “¡por favor, vuelvan!”. Después del gobierno [2015/2019] fui a Estados Unidos becado por el Departamento de Estado. Por dos meses estuve por distintas oficinas públicas y universidades del país. Pienso que la Argentina que viene va a necesitar de cambios profundos, de cambios rápidos, de cambios verdaderos. En lo personal, me queda como esta cosa de que en algunas áreas fuimos más “digamos” que “cambiemos” y quizás los argentinos querían un cambio más de fondo, como el que llevamos adelante en el Ministerio de Seguridad. La próxima vez, las decisiones las vamos a tomar muy de golpe, muy rápido y en los primeros días. Por ejemplo, en lo económico, creemos en una política bimonetaria. No es dolarización. Es decir, mantenés el peso pero permitiendo que puedas hacer transacciones en dólares. Eso va a recuperar la confianza y va a bajar la inflación porque vas a tener otro elemento al que atarte. Después, una fuerte baja impositiva. Argentina tiene más de 170 impuestos de los cuales solo 11 son el 90% de la recaudación total. Hay impuestos que hasta es más caro mantener la estructura que necesitás para recaudarlos que lo que se recauda. El impuesto al cheque y las retenciones hay que eliminarlos. Algunos enseguida y otros escalonadamente. Pero no es solo una cuestión del qué sino del cómo, porque la Argentina hoy necesita un liderazgo fuerte, claro, con mucha valentía. Y tenemos que tener no solo la capacidad de llevar adelante esas propuestas corajudas sino también la de enfrentar a todas las mafias que una y otra vez quieren frenar el cambio. Esta vez, si nos tiran 14 toneladas de piedras, vamos a resistir. No nos van a robar el cambio de vuelta. Por eso elijo militar con Patricia [Bullrich]. Creo que ella encarna el tipo de liderazgo necesario en este momento de la Argentina. El problema no es tanto si es halcón o si es paloma sino el momento que la situación te demanda. Hay un ejemplo histórico muy reconocido: es el caso de la Segunda Guerra Mundial. Churchill después perdió [las elecciones] contra Chamberlain, pero antes la sociedad lo apoyó para comandar la guerra. Y él le hizo frente al nazismo, que muchos pensaban que era imbatible y que había que pactar la paz con ellos. Y así ganó. Hoy, definitivamente, la Argentina está en un momento Churchill.

Damián Arabia, PRO, Secretario Político de la Presidencia del Partido. Ciudad de Buenos Aires.

 

dios, patria y familia

Yo me defino como de derecha patriótica. Mi origen es el nacionalismo. La derecha patriótica es la que ejerció Donald Trump o Bolsonaro en la práctica. Toma cosas del liberalismo, pero no aplica el liberalismo de los libros o el que quiere Milei o Espert. ¿En qué nos diferenciamos? Nuestro principal valor es el amor a la patria y después viene la cuestión económica. Para ellos primero está la cuestión económica y después están todos los valores humanos, morales o patrios. Yo tengo una posición contraria a cualquier grupo, etnia o religión que se oponga a mi patria. Cualquier grupo que no reconozca la bandera argentina pasa a ser mi enemigo. Imaginate lo que puedo pensar de los mapuches que quieren robarme tierras. Yo los aniquilaría. Nada de dialogar. Les doy una hora para que desalojen los territorios y si no voy con el ejército y los mato a todos. Yo hice movilizaciones cuando Bolivia nos robó 600 kilómetros cuadrados en la localidad de Abra de Santa Cruz [Salta]. Me comí un proceso y estuve tres años con una probation, cuando pinté el paredón del Centro de Residentes Bolivianos: Fuera Bolivia de Salta. No puse Fuera bolivianos. Me referí al Estado boliviano. Y puse: Ojo, arderá el escarmiento. De la misma manera considero a estos grupos terroristas mapuches. De hecho, el sábado hicimos un zoom con el Partido Unidos, de Chile, y con la Agrupación Policial de Sudamérica, que ahí estaba representado Chile y Colombia. Obviamente gente de derecha que nos estamos uniendo en el continente. Se está armando el terrorismo a través de los mapuches: están proveyendo armas, tiran muertos, ataques de verdad. Si el Estado no toma cartas en el asunto, yo soy de la idea de que los ciudadanos civiles nos tenemos que organizar logísticamente, estratégicamente, armarnos e ir a combatir. Donde tomen un territorio nacional y pongan la bandera mapuche tenemos que ir a recuperarla. Por ahora todos coincidimos en la reunión que debemos agotar las instancias democráticas y todos presentarnos a elecciones. En el zoom habló Rocío Canturias, que fue ahora constituyente en Chile. [Cambia de tema]. Yo fui el último civil en la puerta de la catedral de Mar del Plata en la marcha de cierre del Encuentro Nacional de Mujeres en 2015. Fue un verdadero milagro. Obviamente en el medio de ese quilombo nos lastimaron a un montón de gente esos engendros poseídos y burlones que estaban enfrente. Mujeres que defecaban, meaban, se sacaban las toallitas femeninas y se la tiraban a los chabones que estaban ahí. Estábamos todos rezando. Hay una imagen que estamos sosteniendo las rejas. No es que se las tirábamos. En un momento el sacerdote nos dice que teníamos que rezar. ¡Qué rezar! ¡Vamos a sacarlos a los palos! ¡Yo no quiero que entre nadie en la iglesia! Y dije “no, si van a entrar, me van a tener que matar.” ¡Me quedé ahí! Y apareció milagrosamente el grupo especial con los escudos y con los lacrimógenos y empezó a dispersar. Yo me quedaba, me iban a poner, pero yo me iba llevar puesta a varias también.

Carlos Pampillón, Partido Renacer, Mar del Plata.

 

plan motosierra

Cuando yo tenía 15 años andaban todos con remeras del Che Guevara. Hoy los pibes usan remeras de la serpiente de Gandsen o de la peluca de Milei. Ser liberal está de moda, es canchero, es cool. ¿Por qué? Porque no se prueba en la Argentina desde hace más de 100 años. Y todos los sub-35 nos hemos topado con un país donde jamás hemos tenido sueldos de arriba de 1.500 dólares y ahora el sueldo promedio es 400 o 500 dólares. Hemos llegado a un punto donde siendo profesional en la Argentina ganás lo mismo por mes que un lavacopas en Estados Unidos en un día. Todo esto producto de atentar contra la misma racionalidad. ¿Cuál es esa irracionalidad? Pretender que el Estado puede gastar nuestro dinero mejor que nosotros, porque cobran impuestos exorbitantes para darnos servicios que o son deficientes o innecesarios. ¡Bajame los impuestos y dejame que yo gaste mi propio dinero! Hoy lo revolucionario sería bajar el déficit. Y devolveme el individualismo. O sea, el liberalismo es un pedido de revalorizar el individuo y de creer que todos tenemos la suficiente autonomía para tomar nuestras propias decisiones. Pero, ¿cómo podemos tomar decisiones si no tenemos sueldo, porque lo poco que ganamos se lo lleva el Estado? Sin ir más lejos: la ministra de Economía nos dijo que ni siquiera estamos autorizados a gastar la plata como nosotros queramos porque “viajar al exterior atenta contra la creación de trabajo”. O sea, nos cobrás impuestos, nos queda un poco y lo poco que nos queda lo tenemos que gastar como vos querés. ¿Si tengo un viaje de laburo atento contra la creación de trabajo? ¿Te das cuenta de adónde llegamos? Hay que dejar de adoctrinar: la emisión genera inflación. ¿Y por qué emitís? Porque no recaudás a través de impuestos lo que necesita el Estado. Vos dirás: “pero Francisco, entonces si vos bajás los impuestos va a aumentar la inflación”. No, porque también vamos a bajar los gastos. Javier acá [en Córdoba] presentó lo que se tituló el Plan Motosierra. Me parece un nombre un poco romántico. [Ríe]. Porque hoy el Estado nos cobra impuestos para darme servicios que no funcionan. ¿De qué hablo? Todos tenemos hijos pero nadie los manda a un colegio público y después tengo que pagar el privado por mi cuenta. El Estado nos cobra impuestos para darte seguridad, pero nadie vive en una casa que da la calle sin una garita, o si es en un edificio, todos tienen portero. Y así con todo: pagamos todo dos veces. Después, tenés los servicios que no usa absolutamente nadie, que son tragicómicos: el Incaa, el Inadi, el Ministerio de la Mujer… Vos tenés en el Estado un montón de cajas que podrías recortar, sin tocar lo que desgraciadamente se convirtió en necesario, que son las asignaciones estímulo de los planes sociales, productos de haber adoctrinado a la gente de que se puede vivir sin trabajar. Perdón por el monólogo, pero yo lo siento muy en carne propia. Para mí es un costo brutal meterme en política: no me gusta en absoluto, es muy demandante en tiempo y poco gratificante en resultados hasta el momento. Pero este país se está cayendo a una velocidad cataclísmica.

Francisco Pendas, Partido Demócrata/Libertad Avanza, Córdoba.

 

una nueva oportunidad

La iglesia evangélica históricamente se nutrió de mucha gente desencantada de muchas cuestiones: de la religión oficial, de sus amistades, de sus trabajos, de los fracasos en sus proyectos y de la política. Entonces decirles a los cristianos evangélicos que tenían que participar en política no era fácil porque ya habían participado y no querían saber nada. En 2018 nos aliamos con Amalia Granata y en 2019 accede a ser candidata. Entramos seis diputados dentro de un frente bien provida. Pero había otras cuestiones políticas que no estaban debatidas hacia adentro del bloque. En un momento [2020] en que nadie se le ocurría pedir el ingreso a Juntos por el Cambio porque había perdido las elecciones, había una sangría de dirigentes, fuimos los primeros [tras la ruptura del bloque] que dijimos que queríamos apostar a estar dentro de un frente opositor. En algún momento he participado de muchos congresos a nivel internacional y también he tenido la oportunidad de conocer lo que sucedía en México y Colombia con los cárteles de drogas y ahí decidimos hace poco tiempo presentar un proyecto de ley para solicitar la intervención de la DEA porque entendemos que puede dar información precisa sobre cómo se manejan los cárteles. Son congresos que a veces nos reunimos cristianos políticos de diferentes países y se va hablando sobre la situación de cada uno. Tenemos entendido que ellos tienen muy bien mapeado todo lo que está pasando en esta zona de Rosario y quiénes estarían detrás de eso. Obviamente que la droga que sale de los puertos de Rosario no va hacia a Estados Unidos sino la DEA tendría mayor presencia en esta zona. Como la droga aquí sale, tenemos entendido, para el lado de Europa, o para Europa vía África u Oceanía, entonces sí hay información precisa que manejan estas agencias internacionales. Juntos por el Cambio está totalmente de acuerdo, fundamentalmente el PRO. Ahí sí estamos totalmente alineados con Patricia Bullrich. [Cambia de tema]. Yo creo que la Ley del Aborto, a medida que transcurran los años, seguramente va a tener un retroceso, que se está observando en el sector de la salud, en donde muchos que estaban a favor hoy se manifiestan en contra. Te doy un ejemplo en Rosario, una de las ciudades del país que más abortos realiza, aún antes de que haya ley. Al principio, en 2018, recibíamos muchas críticas e incluso ni siquiera podíamos debatir con el sector salud porque estaba muy en contra de nuestra posición. Pero luego de que fuera ley nos empezaron a llamar para mostrarnos las deficiencias que hay. Chicas que iban a abortar, ellos le practicaban un aborto, y esas mismas chicas venían a pedir otro aborto dos meses más tarde. Y ahí empezaron a encenderse las luces de alerta. Entonces si no hay una educación y no hay una contención desde lo social sobre esas personas, podemos tener serios problemas porque vemos chicas morir en diferentes provincias no por abortos ilegales sino legales. Seguramente va a tener algunas modificaciones a quien le toque abordar el país tanto sea de un extremo u otro ideológico. Tendrá que hacerle una modificación a la ley tal como está. Nosotros entendemos que la crisis que se está viviendo hace tiempo es una crisis moral. La gente no sabe lo que está bien o lo que está mal. Y eso es un problema. Y cuanto menos educación tenés, menos acceso al conocimiento tenés, entonces la gente menos sabe qué es lo que puede estar bien o puede estar mal. Bueno, para nosotros los principios evangélicos son los que nos han ordenado la vida. Los que nos atacan, los que nos ubican en una derecha recalcitrante son los mismos sectores que después, cuando las papas queman, nos vienen a buscar para que los metamos en los barrios, que los ayudemos acá, que los ayudemos allá.

Walter Ghione, Partido Una Nueva Oportunidad/Juntos por el Cambio, Diputado Provincial Santa Fe, Pastor evangélico.

 

que vuelvan los 90

Yo soy abogado, pero me gustan los números, entiendo bastante, me doy maña porque estoy en el día a día de una pyme, a pesar de estar trabajando como legislador hace ya siete, ocho meses. Empleo cincuenta y pico de personas. Entonces, tengo mucho contacto con la vida real, busco información de los tipos que más están conectados con la realidad, por eso siempre hablo con muchos economistas de índole liberal. Y Javier [Milei] es uno de ellos. Mi interés [en la política] no viene por el lado de mi familia sino por estar vinculado al ámbito privado. Hay una crisis del sector privado, que es el único que genera riqueza, que permite que todo lo demás funcione. Hay un cepo a todo tipo de importación de materias primas, aun para uno que está exportando en este momento. Importo materia prima, contrato mano de obra en blanco, como corresponde, entro dólares al sistema y estoy teniendo problemas con los insumos. Sigue siendo una carrera de obstáculos trabajar libremente en la Argentina. Debería ser más simple, para que crezca la economía y haya más laburo y menos planes. Entonces, una forma de incentivar la economía es liberalizar las cosas. Creo que la Argentina necesita reformas promercado y [Carlos Saúl] Menem las hizo. Tuvo un comienzo complicado, pero en abril del 1991 ya había salido la Ley de Convertibilidad. Javier es quien mejor puede llevar adelante hoy políticas parecidas, quien mejor representa las ideas de Menem, las ideas de los 90. Con Menem los números de la Argentina coincidían con los de un país de la Comunidad Económica Europea. [Pero] Había varios grupos económicos interesados en devaluar porque estaban totalmente endeudados en el exterior y querían que el Estado se hiciera cargo de las deudas, que empezaron a decir que el problema era el uno a uno y la convertibilidad. ¡No! El problema en el país siempre es el mismo: el exceso de gasto. Después vino el kirchnerismo, que fue la catástrofe más grande de la Argentina a nivel social, económico y cultural. Dejaron tierra arrasada. Después asume Macri, entiendo que con buenas intenciones, pero fue también parte del problema. Quiso hacer menemismo sin Menem, pero terminó haciendo kirchnerismo con buenos modales, porque no corrigió el gasto del Estado. Yo tengo obviamente un pensamiento de menos Estado, pero es inaplicable en La Rioja. El 93% de la actividad económica en la provincia la genera el Estado. Bueno, vamos a tratar de optimizarla y hacer que la actividad estatal se achique producto del crecimiento del sector privado. No atacar lo que está, porque necesitamos el Estado: somos una provincia muy pobre en cuanto a su productividad. Hay un número que es muy fuerte: La Rioja invierte más de mil millones de pesos por mes en empresas públicas locales. Hasta una línea de aviones hay allá. Si vos en vez de tener una línea aérea o una empresa estatal de aguas… 67 empresas públicas y no hay ninguna que sea rentable. Y eso emplea 2.500 personas nomás. Con productos que no prosperan ni van a prosperar. Entonces estamos gastando más de 400.000 pesos por empleado. Es tremendo lo que pasa. Si vos, en lugar de pasar por el filtro del gobierno, lo ponés en el bolsillo de la gente, eso solo va a generar actividad económica. Va a reactivarse el consumo. Después van a decir “es kirchnerismo”. [Pero] Nosotros no emitimos, no somos parte del problema del gasto público.

Martín Menem, La Libertad Avanza, Diputado Provincial, La Rioja.

Relacionadas
profetas para centennials / soldados de milei / pornoliberalismo
Por Nicolás Mavrakis
políticas, redes e imaginación / #fracasohistórico / las patrullas perdidas de la derecha
Por Nicolás Mavrakis, Por Sebastián Robles
alto perfil / candidato a martillazos / trump de las pampas
Por Juan Pablo Hudson
máquinas de derecha / nuevos goonies / patrullas perdidas
Por Ezequiel Saferstein
alto perfil / cordobazo libertario / el presto, un tano jetón
Por Facundo Iglesia, Por Hernán Cortés
alto perfil / señores, soy de derecha / otra víctima serás
Por Ximena Tordini
bilardismo libertario / animales sueltos / elogio de la virilidad
Por Julián Maradeo
crisis eran las de antes / diciembre de 1989 / libertarios eran los de antes
Por Nora Franco
Destacadas
noventización en pantalla / cuánto dura una década / la netflixización de la historia
Por José Esses
podcast de revista / quinta temporada / análisis de coyuntura
Por Colectivo Editorial Crisis
podcast de revista / quinta temporada / análisis geopolítico
Por Marco Teruggi
manifiesto / cosecharán tempestades
Por Colectivo Editorial Crisis