macri ya fue | revista crisis
macri ya fue
12 de Agosto de 2019

Una bomba de fragmentación explotó en el corazón del gobierno de Macri, que expiró la noche del 11 de agosto. Si finalmente llega a término o no está por verse, pero a esta altura ya no depende de él. En el largo camino hacia octubre asistiremos a la acelerada descomposición de una fuerza que alguien desde el primer día definió con una figura conceptual que hoy devela toda su exactitud: el Tercer Gobierno Radical.

Las primeras imágenes del naufragio mostraron a las principales figuras políticas del oficialismo haciendo gala de una banalidad sin precedentes, con un Macri autómata, un Peña atontado y una Carrió delirando, mientras Vidal y Larreta hacían mutis por el foro. Hasta el pobre Pichetto tuvo que apearse de la ambulancia con la que pensaba recoger heridos del peronismo, para poner cara de cirscunstancia en el velorio de Cambiemos.

La imposibilidad de reaccionar tiene una causa eminente: nadie esperaba semejante paliza sin atenuantes. “Impredecible” fue la palabrita preferida de cada analista, encuestadora o candidato sensato, antes de una elección que nos dejó a todos con la boca abierta. Pero la mayoría apostaba un número y esas predicciones daban cuenta de dos países totalmente distintos. La grieta política se convirtió en cisma metodológico.

Hasta que la gente mostró, con un millonario e inconfundible voto castigo, la poderosa mentira que habían ensamblado aquellos materialistas vulgares que decían tocar la realidad con las manos porque denunciaban “el relato”. El pronunciamiento electoral no debe ser leído apenas como el anuncio de otro ciclo de alternancia más; asistimos a un nuevo rechazo popular contra una élite que piensa al país con criterios mezquinos y excluyentes.

Las próximas semanas serán decisivas para conocer el desenlace de una crisis que ya opera sin freno. A la pésima situación económica y social, se agrega la conmoción política que supone el regreso al poder de un peronismo recargado. El dólar ya repica, inefable, y tendrá su impacto en la inflación; pero el dato clave a tener en cuenta será la sangría de depósitos bancarios y la fuga del capital especulativo, lo que podría derivar en el temido default.

El gobierno argentino cedió su capacidad de decidir los destinos del país, luego del acuerdo con el FMI. La llave ahora la tiene el próximo presidente, Alberto Fernández. Las señales que ofrezca van a determinar la dinámica inmediata de los acontecimientos. El dilema no es sencillo: si quiere retomar algo de soberanía deberá dejar que la bomba activada por el macrismo explote, para encarar luego una reconstrucción desde el infierno; la alternativa consiste en negociar una transición ordenada, con escasísimo margen de acción y apostar a un lento y tortuoso proceso de modificación de las prioridades.

El tema se discutía anoche mismo entre los dirigentes que asistieron al búnker del Frente de Todxs en Chacarita. Los dos ciclos que gobernó el peronismo después de la dictadura asumieron en un contexto de cataclismo y basaron su éxito en la construcción de una salida. Menem en 1989 lo hizo en medio de la hiperinflación y pactó con Alfonsín la entrega anticipada del poder. Kirchner asumió en 2003 luego de default y de un tembladeral político inolvidable.

La historia se repite una y otra vez; la única manera de que escapar a tanta obviedad es modificando en serio las causas estructurales de la impotencia.

Foto: Néstor Beremblum

Foto: Néstor Beremblum

 

lo que viene

Hay algo que volvió a verificarse con nitidez: el peronismo es la fórmula política de la democracia posible en la Argentina de hoy. Democracia entendida como la necesidad de ponerle un freno a los sistemáticos intentos por parte de los poderes de doblegar y diciplinar a los sectores populares. A esa pretensión de arruinarle la vida a la gente se le llama en nuestro país “República” (así con mayúsuculas).

El peronismo ha revalidado con creces su aptitud para representar el descontento, ofreciéndole una opción electoral hiper competitiva, flexible y demoledora. En la diversidad de los discursos triunfantes, el que mejor expresó la cualidad fundamental del Frente de Todxs fue el marxista Kicillof, cuando dijo que la clave había sido “escuchar, comprender y sumar”. Cuto Moreno, su “lazarillo” en la estratégica provincia de Buenos Aires, anoche mismo mencionaba con pelos y señales a los próximos interlocutores que irían a buscar pensando en octubre. Son insaciables.

Pero la singularidad más llamativa de este peronismo versión 2019 quizás sea el intento de una conducción compartida entre dos figuras muy distintas, que se conocen bien. Tal sociedad permitió la hasta hace poco impensable unidad de los contrarios, que se convirtió en una aspiradora electoral. El mensaje mesurado de la ex presidenta desde Río Gallegos anticipa o al menos pone en escena a una CFK preocupada por la institucionalidad en la etapa que se abre. El ingreso del candidato ganador al escenario principal tomado de la mano con las Madres de Plaza de Mayo remite a una cuidada tonalidad discursiva progresista. Habrá que ver si la misma sintonía se verifica en las decisiones vinculadas al modelo económico y a la relación con los poderes reales.

Por debajo de esta escena rutilante se perfila una generación de dirigentes, heterogénea y numerosa, que se prepara para asumir puestos de importancia en el próximo gobierno y tiene el desafío de convivir con la vieja clase política sin verse fagocitada. Uno de sus representantes más novedosos, Matías Lammens, ayer estaba eufórico. Se fue a dormir con la ilusión de desalojar al PRO de la capital en noviembre. Sería el golpe de gracia.

Foto: Gala Abramovich

Foto: Gala Abramovich

Relacionadas
Analistas
Por Mario Santucho
cuarto oscuro online / gángster digital / zuckerberg 2019
Por Nicolás Mavrakis
perfil electoral / pase a la política / matías lammens
Por Agustín Jerónimo Valle, Por Mario Santucho
Analistas
Por Hernán Vanoli
Analistas
Por Sol Montero
Analistas
Por Shirley Herreros
Analistas
Por Natalí Incaminato
Analistas
Por Paula Litvachky
Destacadas
Analistas
Por Luci Cavallero, Por Verónica Gago
pac-mac / ir y ver / desarrollismo del siglo xxi
Por Ezequiel Gatto
Analistas
Por Paula Litvachky
recorte navideño / andá a investigar los platos / indefinición histórica
Por Matías Castelli