Santa Cruz, la elección más simbólica | revista crisis
Santa Cruz, la elección más simbólica
Además de las PASO, en Santa Cruz este domingo se vota quién quedará al frente de la gobernación por los próximos 4 años. Las encuestas auguran que los Kirchner retendrán la condición de profetas en su tierra, luego de que en 2015 Alicia ganara raspando. Pero los pronósticos son de palo y el suspenso se mantiene hasta último momento. Radiografía del escenario electoral en la provincia pingüina.
Ilustraciones: Panchopepe
08 de Agosto de 2019

La provincia más castigada por las políticas de Cambiemos se prepara para ir a las urnas este domingo y por primera vez lo hace de manera simultánea con las PASO. Además de la boleta nacional donde se dirime cuál será la fórmula a presidente y vice más votada, así como los candidatos al Congreso de la Nación, el 11 de agosto en Santa Cruz se define el nuevo gobierno provincial. La puja es entre la actual mandataria Alicia Kirchner y Eduardo Costa, embajador de Cambiemos en el terruño, quien va por su cuarto intento por llegar a la Gobernación. También se eligen legisladores provinciales, mientras las intendencias se disputan en octubre en consonancia con la elección nacional.

En este pedazo de patria profunda las elecciones tienen un lenguaje propio, las campañas flotan en el aire como hologramas, el reggaeton se apropió de los jingles que acompañan cada timbreo puerta a puerta y barrio por barrio, y los carteles cubrieron los postes del tendido eléctrico.

Kirchner, que nunca antes se había dejado ver con jeans, megáfono en mano y arriba de un viejo Citroën, pide “militar como el primer día” y cierra su campaña por la reelección con una caminata por la capital santacruceña. En cambio Costa esta vez no hace actos, y desde el entorno de Cambiemos aseguran que eligieron reunirse en casas de vecinos. 

Con poco más de 252.000 personas habilitadas para votar, los resultados no le mueven el amperímetro al contexto nacional, salvo por su valor simbólico.

Macri no hizo ningún esfuerzo por caer bien en la provincia austral.

 

el desdoblamiento y la boleta

Como consecuencia de la Ley de Lemas, la provincia es compleja de revelar en términos electorales. Después de que el año pasado la Corte Suprema de Justicia de la Nación dijera que el sistema electoral es constitucional, el gobierno decidió no impulsar su derogación y desoír los consejos del poder central a cambio de asistencia financiera.

Acusada de tergiversar la voluntad popular, la Ley de Lemas fue ampliamente utilizada por la oposición. El frente de Cambiemos, que le disputa los votos al oficialismo bajo el nombre “Nueva Santa Cruz”, lleva seis candidatos a gobernador además de Eduardo Costa, mientras que en el frente de “Todxs” solo hay tres, incluida la propia Kirchner.

En Santa Cruz nada es lo que parece, las teorías conspirativas están a la orden del día, el antikirchnerismo está más vivo que nunca, y si algo logra despejar la bruma de tantas candidaturas (más de 200 listas) es que, en definitiva, la elección provincial parece un arquetipo de la nacional, con dos modelos en juego que son casi un oxímoron.

Cristina Fernández sigue de cerca el asunto, tal es así que fue ella quien decidió el desdoblamiento de las elecciones que iban a ser en octubre, después de que Javier Belloni, intendente de El Calafate, le pidiera jugar en agosto a gobernador enfrentando a Kirchner en el lema pero sumándole sus votos si resulta perdedor, y sin poner en juego la intendencia.

Más de un candidato va a jugar dos veces, no solo porque quienes pierdan tienen la chance de intentar otro cargo dentro de tres meses, sino porque además hay casos en los que una persona va de candidata en varias categorías. El ejemplo más paradigmático es el de José Blassiotto, hombre de “Consenso Federal”, que como no tiene estructura va de candidato a gobernador, diputado nacional y diputado por distrito.

Distinto es el caso del exgobernador Daniel Peralta, responsable de que en 2015 la Ley de Lemas se ampliara a las categorías de gobernador y vice, que ahora jugó por fuera del sistema y en soledad, con un partido sin anclaje nacional. Peralta, a quien las encuestas lo muestran marginado, está furioso con la gobernadora desde que dijo que recibió un estado quebrado.

Además del desdoblamiento, hubo una intensa pelea judicial por las boletas. Los referentes del cambio en Santa Cruz le reclamaron a la justicia evitar la boleta única, y así Alicia Kirchner se quedó sin la posibilidad de llevar a Alberto Fernández y a Cristina en su papeleta. Hubiera sido sin dudas una ayuda, porque según las encuestas de julio más del 56% de la población tiene una imagen negativa del presidente Macri, como consecuencia de su diatriba antikirchnerista que dejó entrampados a los santacruceños y las santacruceñas, en un contexto de ahogo financiero.

frío polar

Solo una vez el presidente pisó suelo santacruceño. Fue en enero de este año, en medio de unas extensas vacaciones, cuando llegó al obrador de las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, la obra energética más importante del país, financiada por la República Popular China, pero que no camina como debiera. Como en tantos otros temas vinculados a la economía, el gobierno de la alianza Cambiemos debió ir para atrás en chancletas, después de que en diciembre de 2015 le prometiera a la viuda del magnate Douglas Tompkins, Cristine MC Divitt, que frenaría el proyecto por su impacto ambiental, sin atender que el acuerdo con China estaba atado a la renovación del Belgrano cargas y un swap con cláusula de incumplimiento que hacía peligrar toda la estantería.

Macri no hizo ningún esfuerzo por caer bien en la provincia austral. Solo en junio la coparticipación acumuló un rojo de $260 millones en el interanual, sumado a la paralización de obra pública que ya en 2016, con la caída de Lázaro Báez y su emporio, dejaron un tendal de 1800 nuevos desocupados, la destrucción de 2500 puestos de trabajo en la cuenca petrolera del Golfo San Jorge, la eliminación vía DNU del Fondo Federal Solidario que lleva acumulada una deuda de $860 millones; la mala onda llega al punto de haber puesto al distrito como la única provincia en negativo (-19%) en el Presupuesto Nacional 2019. Son algunas de las alegorías catastrales que parecen anticipar un rechazo que se comparte con el resto de la Patagonia, a través de la quita de reembolsos por puertos y los tarifazos. Si hace falta, se aclara: en Santa Cruz no se calefaccionan las veredas.        

Capítulo aparte merece el zarpazo en Yacimientos Carboníferos de Río Turbio, la empresa estatal del carbón, que en enero de 2018 despidió a más de 500 obreros, muchos de ellos al borde de la jubilación; y aunque debió volver sobre sus pasos cuando la Cuenca Carbonífera se les paró de manos, alrededor de mil personas quedaron boyando después de ser obligadas a aceptar los retiros voluntarios. Al frente de esas maniobras estuvo Omar Zeidan, interventor de la empresa y responsable de paralizar la construcción de la megausina, quien ahora es candidato a diputado nacional y promete la creación de una YPF santacruceña.

Sin embargo, el costo político de la crisis se comparte con el oficialismo provincial, que durante dos años retaceó los aumentos a estatales y hasta abril de este año pagó por tramos los más de 30.000 salarios de la administración pública ($2.600 millones en sueldo líquido), decisiones que impactaron en la imagen del gobierno provincial.

La respuesta de la gobernación a las críticas resaltan una caída de la mortalidad infantil que se ubicó en el 2,5%, haber convertido a Santa Cruz en la segunda provincia menos desigual del país según el índice de Gini, la no transferencia del tarifazo eléctrico, no haberse endeudado en dólares y que, sin recurrir a despidos, cuenta con un presupuesto superavitario.

 

profetas en su tierra

Cuando este miércoles Alberto Fernández firmó con 19 gobernadores y gobernadoras un compromiso federal en la previa del cierre de campaña en Rosario, Santa Cruz consiguió la promesa de que el próximo gobierno nacional, en el caso de que sea peronista, va a reactivar cuatro obras clave que paralizó el macrismo, gracias a las cuales la provincia dejaría de producir solamente empleados públicos: finalizar la mega usina termoeléctrica de Río Turbio, el acueducto para que la zona norte tenga agua potable, el gasoducto para Perito Moreno-Los Antiguos y cerrar el circuito del interconectado.

En el espacio donde alguna vez abundaron los globos amarillos estuvieron rápidos de reflejos y el jueves a primera hora apareció en el Boletín Oficial de la República Argentina la habilitación de la Zona Franca comercial de Río Gallegos, un predio que desde hace dos años está terminado y con los inversores reteniendo mercadería importada juntando tiempo e impuestos aduaneros, que en muchos casos, apenas sirven para una megaliquidación.

En el juego de las lágrimas y los contrastes entre promesas y realidades, las encuestas que circulan con datos de la última semana de julio anticipan una derrota para Cambiemos en Santa Cruz, no solo en la votación de las PASO sino también en la categoría a la Gobernación, porque la exministra de Desarrollo Social de la Nación aparece con el 45,8% de los votos contra los 30,6% de la coalición que lidera el senador Costa. Pero, como en el resto del país, habrá que esperar las últimas horas del domingo para tener una radiografía cierta del futuro que nos espera.

Relacionadas
Analistas
Por Mario Santucho
cuarto oscuro online / gángster digital / zuckerberg 2019
Por Nicolás Mavrakis
perfil electoral / pase a la política / matías lammens
Por Agustín Jerónimo Valle, Por Mario Santucho
Analistas
Por Hernán Vanoli
Analistas
Por Sol Montero
Analistas
Por Shirley Herreros
Analistas
Por Natalí Incaminato
Analistas
Por Paula Litvachky
Destacadas
Analistas
Por Mario Santucho
adelanto editorial / cóctel de antídotos / ¿qué es la inflación?
Por Augusto Costa
novedad editorial / religión y política / francisco según zuleta
Por Ignacio Zuleta
manifiesto / el aluvión de agosto
Por Colectivo Editorial Crisis
También te puede interesar:
Por: Diego Genoud
Por: Paula Abal Medina