resetear y dar de nuevo | Revista Crisis
manifiesto / futuro imperfecto
resetear y dar de nuevo
Fotografía: Emiliana Miguelez
25 de Septiembre de 2023
crisis #59

El 50 aniversario del golpe de Estado en Chile fue una interesante cita para percibir la tonalidad política que el presente nos depara, dominado por una eficaz contraofensiva reaccionaria. Entre los ejes que organizaron la discusión pública por esos días en el país vecino hubo un enunciado particularmente venenoso: “Sin Allende no hubiera habido Pinochet”. En boca de los actuales personeros de la ultraderecha esa consigna resulta insólita y miserable. Mientras tanto, el actual gobierno de Gabriel Boric se empeña en conceder cada vez más terreno político y simbólico. Nada muy distinto a lo que sucede entre nosotros.

Ahora bien, el slogan revisionista tiene un reverso que no deja de ser certero. Y es que, más allá de su contundente convicción republicana, la apuesta de Salvador Allende fue de un formidable alcance transformador. Su “vía pacífica” era menos espectacular que las por entonces “audaces canciones” de la guerrilla, pero conducía firmemente hacia el socialismo. Esa estrategia amenazaba al statu quo y precisamente por eso, en efecto, lo derribaron. Medio siglo después, el mandatario más joven del mundo parece haber aprendido la lección del dictador pero desoye el legado del presidente-mártir.

Lo llamativo es que, en este contexto, experimentamos un extraño efecto óptico: sucede que al recordar aquel gobierno de la Unidad Popular, transcurrido entre 1970 y 1973, nos asalta la sensación de estar contemplando un futuro deseable. Como si el horizonte hubiera quedado en el pasado, mientras el porvenir se torna cada vez más amenazante. Estamos atrapados por la nostalgia. Nada muy distinto a lo que sucede en el país del tango.

No se trata simplemente de adoptar una impronta de mayor o menor radicalidad, ni siquiera alcanza con redoblar la audacia. Asistimos a una desconexión profunda entre los grupos políticos progresistas, de izquierda o nacional-populares y los sectores plebeyos o juveniles que históricamente estaban llamados a ser su principal fuente de sustentación y también de inspiración. Quizás porque cuando acceden al gobierno no logran resolver los problemas estructurales que aquejan a las mayorías. Quizás por la incapacidad para proponer imágenes de felicidad que estén a la altura de los desafíos del momento. Pero hay algo más preocupante aún: el devenir élite de las militancias emancipadoras, su complicidad con un orden consensual que reproduce la injusticia y sumerge a las multitudes en un profundo y explosivo malestar.

 

la vuelta al pueblo

 

La reconexión no será soplar y hacer botellas. No basta imitar los procedimientos utilizados por la ultraderecha, gritar más alto que ellos, inventar nuestro propio outsider. Tampoco funciona fingir demencia y apostar a un conmovedor ejercicio de autoconvencimiento (en torno a frases como “el peor de los nuestros es mejor que el mejor de ellos”), porque ese pragmatismo sin resultados lejos de conmover a quien tenemos al lado lo reafirma en su convicción de algo distinto. Aunque la alternativa sea una catástrofe. Porque lo dado es un desastre.

El desafío trasciende lo electoral y se ubica en un plano más profundo que el ideológico, allí donde lo que define son los afectos, los intereses objetivos y los estados de ánimo. Vivimos el fin de un ciclo histórico, porque está emergiendo un pueblo nuevo que se formateó en condiciones neoliberales y exige un replanteo de la superestructura política y de los téminos en que se establece la representación. Hay que poner las barbas en remojo, meter otra vez las patas en la fuente y recrear nuestras gastadas certezas sobre qué significa la virtud colectiva. No es solo encontrar un speech que funcione, o el programa acertado, necesitamos una nueva gramática para construir ese grito popular de dignidad y rebeldía sin el cual la democracia termina siendo apenas una formalidad.

Quizás la magia pueda salvarnos ahora. Y tal vez los milagros finalmente existan. En los momentos de peligro no hay por qué aferrarse al razonamiento lógico, ni encontrar fundamentos materialistas. Pero una vez que el soberano haya manifestado su voluntad, la tarea principal va a seguir pendiente, cada vez más urgente. Sin miedo. Sin victimizarnos. Sin hacernos los incomprendidos. Resistir es crear. 

Relacionadas
paradoja camionera / crónica / ferné
Por Diego Genoud
y ahora qué / he-man en la ñata  / la traición es un derecho
Por Martín Rodríguez
doctrina de seguridad nacional y popular / e-entrevista / nilda garré
Nilda Garré fue protagonista de uno de los legados que imaginó la épica de la década ganada: domesticar a las tropas. Primero en Defensa, después en Seguridad, le puso el cuerpo al intento de gestionar las capas subterráneas que...
Por Colectivo Editorial Crisis
la patria es del otro / in-pacto social / bajar un cambio
Por Mario Santucho, Por Martín Rodríguez
2015 así no da / sensatez y sentimientos / voluntarios y planilleros
Por Gabriel Vommaro
doctrina de seguridad nacional y popular / servilleta militante / homenaje ravino
Por Alejandro Haddad
derecho minero / zapiola y soldati / mayoral conducción
La campaña publicitaria que se impone como un dulce zumbido en radio, televisión y gráfica es el nivel epidérmico de la estrategia. En paralelo, los estudios jurídicos del sector organizan seminarios y multiplican el lobby para...
Por Pablo Waisberg
2015, así no da/ sciolismo o barbarie / kingmakers
Por Tali Goldman
Destacadas
noventización en pantalla / cuánto dura una década / la netflixización de la historia
Por José Esses
podcast de revista / quinta temporada / análisis de coyuntura
Por Colectivo Editorial Crisis
podcast de revista / quinta temporada / análisis geopolítico
Por Marco Teruggi
manifiesto / cosecharán tempestades
Por Colectivo Editorial Crisis