lo peor ya pasó: la esperanza | revista crisis
manifiesto / y ahora qué
lo peor ya pasó: la esperanza
Fotografía: Luciano Denver
09 de Agosto de 2018
crisis #34

E l gobierno de Cambiemos maduró pronto y se pudrió bien temprano. La crisis económica recién comienza, el ajuste se adivina impopular y prolongado, y desde que el timón del Titanic fue encomendado al FMI ni siquiera asoma una promesa al final del camino. Pero que Macri no está precisamente en el país de las maravillas ya es vox populi. La gran incógnita a develar es cuál será la magnitud de la crisis política que viene.

Un primer indicador para tener en cuenta atañe a la capacidad de la alianza gobernante de recomponer sus fuerzas y perdurar. El fin de la retórica optimista supone arremangarse y administrar la escasez. Al interior del elenco oficialista empieza a dibujarse una mueca de resignación: la cambiemita será, en el mejor de los casos y con todo el viento a favor, una época gris. Se trata de un problema delicado, pues el viejo truco de la gobernabilidad se devela un artificio cuando el rey aparece desnudo, es decir cuando el poder pierde el encanto que precisan los que mandan para mantener la cohesión. Un importante ministro en funciones reconoció hace poco que el Estado ha dejado de ser atractivo para los cuadros empresariales y ahora cuesta un perú conseguir nuevas incorporaciones. ¿Cuánto falta para que se active la fuerza centrífuga y se multiplique la evasión de cuerpos y almas?

Hay un factor que podría alimentar alternativas pero posee un alto contenido explosivo: la confirmación de que se dirime una interna en el oficialismo. El tópico trepó a los medios de comunicación y es admitido por las distintas fracciones del partido amarillo. Existiría un ala “política”, dicen, propensa al acuerdo con los actores tradicionales del sistema, también más sensible a la pobreza, representada por la gobernadora de la principal Provincia del país y por el jefe de Gobieno de la Capital Federal. Mientras el eje “antipolítico” que encarnan el presidente y su jefe de Gabinete, desconfía de las mediaciones y apuesta a la eficacia directa de los lenguajes, primero la big data ahora la macroeconomía. El alcance de este debate en el vértice del poder estatal tiene un límite preciso: todos acuerdan que el ajuste es necesario e inevitable, lo que se discute son los modales de su aplicación.

Pero si el galán está de capa caída, obviamente, es porque tiene la billetera vacía. Y eso, fuera de palacio, se paga caro. En la calle, en las roscas del sistema político, y en las encuestas, crecen las muestras de hostilidad. La disputa se anuncia encarnizada, los pronósticos son sombríos.

El andarivel principal que parece resumir la maraña de confrontaciones es la elección a presidente de 2019. Allí, a pesar de todo, el juego sigue teniendo los mismos actores protagónicos que en 2015: MM y CFK. El enfrentamiento abierto entre ambos posee una lógica invariable y casi inmanente. Cada uno tensa la cuerda al máximo para desesperación de los sectores autodenominados “racionales”, que se desviven por impedir el choque frontal de escuderías y se abrazan a un statu quo inviable y marchito. 

El culebrón cada vez se pone más siniestro: cuando parecía que los sondeos inclinaban la cancha hacia el polo de una expresidenta que entrenaba para volverse invisible, cuando todos los escándalos y las penurias se facturaban a la cuenta del oficialismo, un nuevo bombazo judicial (sincronizado políticamente a la perfección) sacudió el tablero con ímpetu. El libreto de los cuadernos viene de Brasil, aunque aquí el mecanismo parece mucho más berreta. ¿Conseguirán las esquirlas de Centeno el mismo efecto que los bolsos de López (hundir la vuelta del “vamos a volver”), aun si el descontento con la situación económica es exponencialmente mayor que en 2016?

Ahora bien, no es cierto que el plano electoral sea la síntesis exclusiva de las contradicciones que sacuden al presente en crisis. Los comicios del año que viene quedan a años luz del aquí y ahora: comparado con el primer semestre, cuando todos esperaban el final del mundial para comenzar a rosquear fino, se han alejado sensiblemente. Y es que las bases de la gobernabilidad implosionan y ningún conflicto consigue resolverse de manera virtuosa. Las fracturas quedan expuestas. Hasta la inmensa e imparable ola verde chocó contra las barreras de contención de un sistema político que con suma facilidad se divide en mitades, incapaz de pergeñar mayorías.

Encerrado y sin reflejos, el gobierno emite señales de provocación. La venia a los militares para intervenir en la seguridad interna constituye directamente una amenaza. Justo cuando en el horizonte se está conformando un cumulonimbus de tensión social y el país se prepara para entrar en modo diciembre. Dos preguntas sobrevuelan en este escenario dramático y habrá que ver si encuentran respuestas prácticas en los meses por venir: ¿Se podrá eludir el drástico ajuste que exige el FMI? ¿Existe un programa económico alternativo que permita reconstruir al país desde las cenizas? ¿O estamos al horno con papas?

Relacionadas
paradoja camionera / crónica / ferné
Por Diego Genoud
y ahora qué / he-man en la ñata  / la traición es un derecho
Por Martín Rodríguez
doctrina de seguridad nacional y popular / e-entrevista / nilda garré
Nilda Garré fue protagonista de uno de los legados que imaginó la épica de la década ganada: domesticar a las tropas. Primero en Defensa, después en Seguridad, le puso el cuerpo al intento de gestionar las capas subterráneas que...
Por Colectivo Editorial Crisis
la patria es del otro / in-pacto social / bajar un cambio
Por Mario Santucho, Por Martín Rodríguez
2015 así no da / sensatez y sentimientos / voluntarios y planilleros
Por Gabriel Vommaro
doctrina de seguridad nacional y popular / servilleta militante / homenaje ravino
Por Alejandro Haddad
Destacadas
y ahora qué / proyecto nacional e intelectual / entrevista a mangabeira unger
Por Heber Ostroviesky , Por Mario Santucho
nuestros setentas / charme criminal / el ángel
Por Florencia Angilletta, Por Joaquín Linne
pac-mac / la estrategia del kboy / axel kicillof
Por Juan Pablo Hudson, Por Mario Santucho
un cheto para mi país / secretaría de pensamiento nacional / core businness
Por Tali Goldman