adiós al optimismo | revista crisis
políticas del lenguaje / los perros de Seligman / lo peor pasó
adiós al optimismo
Detrás del ocaso de la “revolución de la alegría”, asoma el último capítulo de la exitosa Psicología Positiva, una terapia que llegó a convertirse en la gran voz filosófica del liberalismo. Desde sus orígenes en la American Psychological Asociation a las pintadas entusiastas de “Guille” Pachelo, en una Buenos Aires donde se multiplican los carteles de “cierre por liquidación”.
Fotografía: Gala Abramovich
27 de Marzo de 2019

 

El diseño es simple y repetitivo. La misma cara, con su sempiterna media sonrisa y su expresión de hastío, coronada por una gorra en cuyo frente –atentos con la sorpresa– aparece una frase diferente cada vez. Cualquiera que camine por Villa Crespo, Palermo o Colegiales desde hace tres años se cruza con los murales de “Guille” Pachelo, “el primer artista urbano en convertirse en influencer en la Argentina”, según Wikipedia. Si las veredas porteñas son la interfaz del flujo urbano de la información, entonces los murales de “Guille” Pachelo son pop-ups: datos que espamean nuestra psiquis con consignas positivas desde las paredes. “Encará tus sueños”. “Retobate a tus miedos”. “Actitud es lo todo”.

Es curioso el efecto que produce leer estas frases sobre las cortinas y las paredes de algunos de los muchos locales forzados a cerrar por la recesión. Esa media sonrisa, de hecho, se puede volver fácilmente burlona según la perspectiva que se adopte al mirarla, y por eso resulta inevitable que frases como “Activá” y “Jugatelá” reverberen junto a otros grandes éxitos de la época, como “Sí se puede” o “Lo peor ya pasó”. Aun así, lejos de ser nada más que un influencer, “Guille” Pachelo es, como todo verdadero artista, alguien que supo leer su época antes y mejor.

Otro gran optimista que también supo leer la realidad adelantándose a su época fue Martin Seligman. En 1998, después de asumir la dirección de la American Psychological Asociation, Seligman dio un discurso ante un auditorio colmado: tenía algo importante que anunciar. Su misión al frente de la mayor organización de psicólogos en Estados Unidos sería devolverle a la disciplina un enfoque largamente olvidado. Desde la Segunda Guerra Mundial en adelante, decía Seligman, la psicología había estado enfocada únicamente a entender los procesos de enfermedad y sufrimiento mental, relegando su contracara más auténtica: mejorar la vida de las personas. Su aporte a esta causa fue crear dos áreas nuevas. La primera iba a desarrollar una estructura que habilitara a los profesionales a intervenir en la prevención de conflictos étnico-políticos; la segunda inauguraría una nueva rama llamada Psicología Positiva. Destinada a comprender y desarrollar las cualidades individuales más positivas, sus herramientas serían el optimismo, el coraje, la ética laboral, el pensamiento a largo plazo, las habilidades interpersonales, la capacidad para el placer, el autoconocimiento y la responsabilidad social.

Es inevitable que los esténcils callejeros de “Guille” Pachelo con frases como “Activá” y “Jugatelá” reverberen junto a otros grandes éxitos de la época, como “Sí, se puede” o “Lo peor ya pasó”.

 

un relato para CEOs

A veinte años de su creación, no hace falta aclarar que la Psicología Positiva tuvo un éxito rotundo. Miles de papers e investigaciones, decenas de libros de autoayuda y varios posgrados de especialización en reconocidas universidades del mundo la avalan. Pero quizás su mayor éxito no haya que buscarlo en las listas de best sellers ni en las revistas científicas, sino en nuestra más inmediata coyuntura. Es ahí donde aparecen los esténcils de “Guille” Pachelo y la retórica del optimismo que domina las relaciones interpersonales bajo la simpática cultura CEO a la que nos habituamos durante los últimos tres años.

Ahora bien, ¿es sensato proponerle a alguien que “aprenda” a ser positivo y feliz cuando su realidad inmediata es desesperante? Esta pregunta es la principal crítica al modelo de la Psicología Positiva. Y precisamente en ese punto, cuando la teoría aparenta ser apolítica, tenemos que detectar el núcleo ideológico de la Psicología Positiva. En primer lugar, el “sesgo optimista” que propone esta psicoterapia supone una “disposición proactiva, asertiva y resiliente” frente a la adversidad, en detrimento de los “motivos externos” que la provoca, como la coyuntura económica y social. Sí, la industria nacional colapsa, pero también abren muchas cervecerías artesanales.

Uno de los conceptos clave en la teoría de Seligman es el par “optimismo aprendido” e “indefensión aprendida”. La historia de estas ideas comienza a mediados de los años sesenta del siglo pasado, cuando siendo aún una joven promesa Seligman condujo una serie de experimentos con perros sometidos a descargas eléctricas. En la primera fase del estudio, uno de los grupos de perros podía accionar con el hocico un botón que interrumpía los pulsos de descargas, mientras que el otro grupo no tenía manera de frenarlas. En la segunda etapa del experimento los mismos perros eran trasladados a una habitación separada en dos mitades por medio de una valla; en una el piso emitía descargas y en la otra no. Lo que Seligman y sus colaboradores vieron era que el grupo que había podido frenar las descargas en la primera fase del experimento saltaba la valla y accedía a la zona “segura”, mientras que, en su mayoría, los perros del otro grupo se “resignaban” a las descargas y se quedaban en el lugar.

Estas observaciones lo llevaron a teorizar que la indefensión y la desesperanza dependían en gran medida de las experiencias previas y, por lo tanto, implicaban un proceso de aprendizaje. Los perros que habían sido electrocutados sin poder frenar las descargas aprendían que la adversidad que enfrentaban era independiente de sus actos, y este “sesgo pesimista” los llevaba a no saltar la valla. Pero si el pesimismo y los “sesgos negativos” podían ser aprendidos, entonces también podían deconstruirse mediante el aprendizaje de un renovador “sesgo optimista”.

Para retomar el ejemplo anterior, una forma de ayudar al trabajador aterrado por la recesión podría ser guiarlo en el reconocimiento de sus fortalezas, trabajar para mejorarlas y extraer de ellas las herramientas necesarias para salir de la zona de confort y enfrentar los desafíos que se proponga. Sí, la industria nacional colapsa y las cervecerías artesanales no necesitan mano de obra adulta ni calificada, pero con la correcta conciencia individual de lo que uno realmente es si lo desea…

 

lapsus de odio

Nada de esto resuelve los inconvenientes de la negatividad, el pesimismo y el odio. Y por eso uno de los territorios donde mejor se pueden ver los efectos del optimismo es la política. La ingeniería ideológica del discurso liberal suele operar desde un doble movimiento. A cada expresión de optimismo vacuo y positividad, le corresponde una contraparte de odio y desprecio. Basta con observar bien el dibujo que ilustra la reciente campaña del Ministerio de la Producción: un grupo de personajes rubios, blancos y con trajes soportan bajo sus hombros la carga de un populoso grupo de monigotes morochos en ropas informales.

Si el discurso optimista del liberalismo se agota, ¿se agota también el liberalismo?

El lapsus que desnuda este dibujo permite vislumbrar que detrás del optimismo (la supuesta distribución social de los impuestos), lo que verdaderamente opera es un criterio negativo (el racismo burdo y feroz). Hay un potente conservadurismo enraizado en esa fe en la bondad esencial del presente. Por eso no debería sorprendernos la revelación de que la American Psychological Asociation participó en el desarrollo de las técnicas de enhanced interrogation (“técnicas de interrogatorio mejoradas”) utilizadas por el ejército norteamericano en la cárcel militar de Abu Ghraib, en Irak, ni que la teoría de la “indefensión aprendida” haya jugado un rol central en este proceso bélico.

Pero la Psicología Positiva suele ser criticada también desde la “ciencia dura” y entre las objeciones se ha señalado que las terapias basadas en conceptos como “bienestar”, “satisfacción” o “emociones positivas” buscan correlacionar lo mismo con lo mismo y son, en buena medida, tautológicas (es esperable que si la intervención terapéutica ofrece saborear recuerdos positivos, el resultado sea el bienestar). En cualquier caso, la mayor parte de los estudios publicados hasta la fecha dan resultados favorables en la aplicación de protocolos de terapias basadas en la Psicología Positiva; lo cual sirve para replantearnos el problema: si los efectos del “placebo positivo” se agotan al mismo tiempo que se desnuda la mera sugestión que los sostiene, ¿es esperable que un fenómeno análogo opere en el terreno de la política y su retórica del optimismo? En otras palabras, si el discurso optimista del liberalismo se agota, ¿se agota también el liberalismo?

Sabemos de las posibilidades de disfrazar a un conductor de Uber o a un repartidor de Rappi como “emprendedor”, pero también sabemos que los números son los números. Y si los efectos de la sugestión se pierden y las condiciones materiales de la zona de confort se precarizan cada vez más, el escenario de incertidumbre se vuelve difícil de ignorar. Para un atisbo de lo que vendrá, quizás haya que estar atentos a lo que aludía Henri Matisse al decir que toda obra lleva las huellas de su época, pero es en las grandes obras donde estas huellas son profundas. Y es ahí donde reaparecen, otra vez, los murales de “Guille” Pachelo. Con sus frases optimistas y sonrientes, indiferentes a los carteles de “liquidación por cierre”, “nos vamos” y “alquila”, cada vez más frecuentes en el paisaje porteño.

Relacionadas
ir y ver / políticas del lenguaje / brasil
Por Sebastián Rodríguez Mora
políticas del lenguaje / español marca registrada / el rey y la rae
Por Paula Salerno
día de los trabajadores despedidos / el medio es el ultraje / la gran fotocopia argentina
Por Martín Becerra
políticas sonoras / spika virtual / nichos de consumo
Por Laura Marajofsky
Destacadas
conurbano hambreado / emergencia alimentaria y anímica / saltar por el barrio
Por Leandro Barttolotta , Por Ignacio Gago, Por Gonzalo Sarrais Alier
elecciones bolivia 2019 / evito dignifica / entrevista al Ministro de Comunicación
Por Nicolás Perrupato, Por Mario Santucho
Críticas y ficciones
Por Flavio Lo Presti
cortocircuito histórico ilustrado
Por Javier Trímboli, Por Ezequiel García