SAGAT / la campaña del acierto / goriperonismo
cambiaron
Martín Rodríguez escribe sobre “Cambiamos”, el diario de campaña de Hernán Iglesias Ilia, funcionario en comunicación estratégica del PRO.
Ilustraciones: Mariano Lucano
19 de Mayo de 2016
crisis #24

Quizás el mayor hallazgo de “Cambiamos”, el libro de Hernán Iglesias Illa, sea su capacidad de modular el inconsciente de una nueva burguesía sublevada: el pasaje que fue haciendo una elite de ex jóvenes desde la vida privada a la vida pública a partir de la “crisis” y los instrumentos de un nuevo conocimiento de esa sociedad. Iglesias Illa conoce a su jefe, Marcos Peña, en un asado en Palermo en 2002 y le impresiona su desafío verde: construir “lo nuevo” con Mauricio Macri. La usina de esa construcción es la Fundación Pensar. Si Durán Barba se ufana de algo es que ellos “investigan” la sociedad. Los focus groups y las encuestas los obsesionan porque les permiten llevarse la sociedad a sus casas, esa sociedad que imaginan cada vez más libre, menos atávica con las tradiciones políticas. De este modo, las acciones que más se repiten en el libro de Iglesias Illa son reuniones: en Parque Patricios, en el Botánico, en el subsuelo de Balcarce, reuniones de cuatro, de cinco, de siete, de dos, a veces con Macri, a veces con los “halcones” de la economía, casi siempre solos. El libro “Cambiamos” dice que cambiaron ellos, enuncia para adentro el virtual aprendizaje “democrático” del PRO originario. Porque es un experimento doble: lo que proyectan sobre la sociedad y lo que proyectan sobre sus políticos (Macri, Vidal, Larreta). Es la historia de la prehistoria: de cómo llegó Macri al poder, su recta final y el triunfo de ese “laboratorio” por sobre todos los otros laboratorios que se cansaron de subestimarlos.

una felicidad engañosa

Iglesias Illa es un periodista y escritor devenido en consultor, que revela a cuentagotas y día a día, en una escritura minuciosa y tramposa, el secreto de esta Coca Cola electoral llamada PRO. ¿Por qué tramposa? Porque nos confunde: no sabemos si son o se hacen. “Cambiamos” muestra el diario íntimo de una campaña donde cumplieron una prueba imposible: derrotar al peronismo sin el peronismo. Iglesias Illa es un luterano de Jaime Durán Barba y de su apóstol: Marcos Peña. Son los luteranistas del liberalismo argentino ortodoxo. “Jaime” y “Marcos” (así los llama) evangelizaron una tropa capaz de imprimir mística, discurso, repentismo, contacto directo (vía Facebook) y una convocatoria de voluntarios que estuvo fuera del mapa de casi todos los radares académicos: ¿de dónde salieron los miles de jóvenes que quisieron ser fiscales para Cambiemos? La euforia con la que está escrito “Cambiamos” intenta retener la zozobra de un triunfo electoral sobre el peronismo cuya decodificación algunos amigos de izquierda también gozan. Es decir: en la derrota electoral del peronismo el PRO, y también parte de nuestra izquierda, viven la celebración de una desterritorialización del voto, un nuevo resquicio crítico por el que respira el 2001 en la política argentina, una “revolución de la gente”. La política de los antipolíticos, o, en palabras del autor, una “contracultura”. Si vivimos estos días colgados de “viejos salarios con precios nuevos”, también dirán que aún vivimos sobre “viejas estructuras con tiempos nuevos”. Pues bien: el libro acaba de ser editado, y no lo leemos sobre el clima triunfal sino sobre el clima de gobierno: despidos, devaluación, baja de retenciones, liberación del cepo (con un dólar teñido de azul), negociación con los fondos buitres, y un largo etcétera. Y entonces lo leemos en este contexto ardiente bajo esa trampa: algunos prejuicios que Iglesias Illa dice que se proyectaron sobre el PRO en la campaña del miedo se terminaron confirmando. Ese “destiempo” del libro es ya todo un resultado.

Hay algo que decir del tono: la excesiva distinción con que trata a Marcos Peña -siempre tiene la respuesta justa, el ánimo templado, el mail componedor- también se presume como pequeña astucia: Iglesias Illa sobresale con este libro de lectura imperiosa, y ese sobresalto debe ser auscultado en un reconocimiento constante a la autoridad política de Peña. Porque para esta religión soft podría no haber nada peor que parecer más inteligente que sus jefes.

tiempo de revancha

El libro es, también, un relato de venganza. En palabras del autor: la venganza de los nerds de la antipolítica contra los politizados pasados de rosca (dentro y fuera del PRO, porque el PRO también tiene sus políticos clásicos) que siempre los trataron como a monaguillos a los que a la larga había que explicarles la verdad de la milanesa. Illa escribe contra los politólogos y etnógrafos del peronismo bonaerense, contra los consumidores de House of Cards, contra los quintacolumna de la realpolitik, contra los radicales del “partido centenario” que quieren escribirle “la Plataforma de Cambiemos” (cuenta con crueldad los detalles de esas reuniones literarias con los correligionarios), contra los Levy Yeyati y CIPPEC y todos los campeones nacionales del “hice campaña por el otro candidato pero voté por usted”, contra los pobristas, contra los cicerones del clientelismo, contra los massistas que se hacían gárgaras de bala esperando el momento en que el PRO aceptara la inevitabilidad del acuerdo con Massa, contra los decanos de la Di Tella que les “dan línea”, contra los sensibles de la UCA que sobrevaloran los gestos del Papa, contra los progresistas que creían que gracias a Cristina y los peronismos provinciales tenían al electorado cautivo, contra esa fauna famélica de sentido que hizo de la política un manual de estilo: rosca, derpo, territorio, punteros, batalla cultural, y siguen las firmas. Illa escribe contra el peronismo. Pero su libro es también un libro contra el PRO, explicado como la proeza de haber hecho algo nuevo con algo tan viejo: con un empresario joven, mañoso, autoritario, fóbico, prejuicioso e incapaz de identificar y romper los prejuicios que produce, insensible, hijo de la patria contratista que odia al Estado y a su máquina de distorsionar una economía argentina siempre a “liberar”. La humanización de Mauricio Macri, el logro “milagroso” de Durán Barba y los suyos, una década afinando la psicología de su caudillo cheto, también es la batalla por imponer el mantra del gradualismo porque, se insiste veinte veces en el libro, para Durán Barba “de un ajuste puro y duro no se vuelve”.

gradualismo o barbarie liberal

Una de las piezas clave del libro acontece el miércoles 8 de julio. Esa mañana, Jaime entra al subsuelo del Hotel 725 y les dice a los suyos “Yo por mí tiraría una granada aquí”. ¿Qué pasa esa mañana de invierno en el subsuelo de ese hotel? Una prueba de fuego: deberán convencer a los economistas del peligro de no ser gradualistas. Iglesias Illa escribe con esperanza: “Como embajador de Pensar en la campaña y embajador de la campaña en Pensar, llevo varios meses tratando de convencer a ambos de que están más cerca de lo que creen: ni los que hacen los planes son unos fríos tecnócratas que desprecian las restricciones políticas ni los estrategas de la campaña son unos ogros del marketing que desprecian las restricciones de la realidad.” Durán Barba no les pide que mientan (“porque se nota”), les pide que crean en “eso”. ¿Qué es eso? El gradualismo. “Si llegamos al gobierno y tomamos medidas antipopulares, nos vamos a tener que ir nadando a Montevideo”, dice y se ríen. Es una paradoja: mientras los cuadros de Pensar profesan la existencia sólida de lo que Durán Barba llama el “nuevo elector” (un virtual 80 por ciento de personas que votan lo que se les canta), su movimiento tiene certezas desesperadas: en Argentina nadie se baja de los privilegios. Ni el “milagro coreano”, ni el “modelo chileno”: el único equilibrio argentino posible es un equilibrio de tensiones dentro del capitalismo, pero no una normalidad capitalista. El gradualismo utópico de “Cambiamos” sostiene la lucha por una nueva racionalidad como si la moderación de sus políticas solo partiera de un cálculo comunicacional y no de una realidad: la estructura social argentina, la fuerza social, los niveles de sindicalización y organización que presentarán (y que están empezando a presentar) batalla, la institucionalidad democrática (¿qué son las paritarias o la movilidad jubilatoria sino instituciones?) y los desequilibrios de una economía con viento de frente.

no los dejen solos

Cambiamos” funda la épica de las asesorías argentinas porque su libro tiene el ritmo de las pulsaciones duranbarbistas: el PRO es un partido político de políticos a los que no se los puede dejar solos. No se los puede dejar sin red discursiva. Ni Macri, ni ese otro gran personaje secundario que es Miguel Del Sel, pueden correr el riesgo de la improvisación porque “piensan mal y hablan peor”. Los asesores y ghost writers del PRO hacen a los políticos. Lo saben y les encanta que se sepa: Iglesias Illa formula una nueva mitología política en base al “afuera” de la política no solo por el supuesto fracaso de la política clásica sino porque sus políticos no tienen nada adentro. El vacío de estos personajes públicos es la “oportunidad”. Hay una escena: en un almuerzo para contener a Miguel Del Sel le preguntan por qué está ahí, por qué se postula, por qué quiere “ser”: y el humorista dice después de un largo silencio que porque “odia la corrupción”. La escena es tensa no por la emoción de su respuesta (describe que se le llenaron los ojos de lágrimas), sino por el esfuerzo al que obliga la pregunta: ¿tiene una respuesta Miguel Del Sel? ¿Las lágrimas no ocupan también ese vacío desolador, la ausencia de una respuesta que lo mortifica?

El macrismo tiene otro relato, pero ese relato no resulta el negativo del relato kirchnerista. El relato macrista sugiere la desintegración de cualquier relato, la fumigación sobre los resquicios de densidad simbólica que haya dejado el paso del kirchnerismo por el poder. Es la operación de los billetes: cataratas por próceres, ñandúes por próceres. Turismo por historia. Es decir: economía. El macrismo pone un perro a juguetear en el sillón de Rivadavia porque entiende que su problema no está en reivindicar a tal o cual personaje histórico, no es la vuelta del liberalismo, no es reemplazar a Luis Alberto Romero por Norberto Galasso, sino la disolución del debate mismo. ¿Pero hay relato? Hay relato. ¿Y cuál es? Es la economía. Si el peronismo nos quería felices (quería niños felices, niños que reciben los regalos de Evita), si el kirchnerismo nos quería intensos (jóvenes que aprenden a leer a Clarín y se reclutan como militantes), el macrismo nos quiere alegres. La alegría es inmaterial. La alegría, como figura en esa hada madrina llamada Wikipedia, “se simboliza con el color cian o amarillo, este también se compara con optimismo o placer, porque si hay alegría hay placer y optimismo”. El kirchnerismo, para encubrir sus fallas en la economía o para ampliar la medición de su “éxito”, proponía algo más que economía. Proponía memoria (museos, televisión educativa), cultura gratuita (CCK, Tecnópolis). El Estado podía ser parte de la oferta de consumos, por lo menos en las ciudades y sus periferias. Un Estado paralelo, que competía con el mercado. El PRO te quiere dejar en paz, te saca lo más que puede el Estado de encima y entonces: solo tiene para ofrecer economía. En esa fortaleza anida su debilidad: ¿tendrá economía para todos?

Por lo pronto “Cambiamos” es un libro de autoconsciencia liberadora de toda “culpa”: a Iglesias Illa le encanta subrayar el uso del GPS para moverse en el Gran Buenos Aires, la dieta paleo o las frutas y bebidas light de las reuniones, detalles que se imprimen como el negativo del “chori”, el “vino” o el mito del parroquiano puntero que se mueve como pez en el agua del Conurbano. Porque dice: sí, somos los chetos nerds bailando Tan Biónica y no conocemos la jerga ni los yeites, pero les ganamos. La frase final es contundente: “Hoy ganamos los boludos.” Pero para completar esa autopercepción primero completó la percepción de ese “otro” que podría ser cualquier nativo de clase media sobre-ideologizado y con una relación que suponen solo fetichista con la política. Y que además tendría ante el peronismo una fascinación defectuosa: lo adora por su oscuridad. El peronismo que se describe en “Cambiamos” supone que es lo que los antiperonistas dicen que es. Es decir, el concepto que mi amigo politólogo Pablo Touzon talló como “goriperonismo”: que la conversión al peronismo supone la inversión positiva del discurso negativo gorila (un viva el chori o viva el clientelismo). El “boludo” que usa Iglesias Illa para sí, en verdad, lo proyecta primero sobre los otros. De ese modo, el peronismo que gobernó desde 2002 y sacó a la Argentina de su peor crisis, se describe solo como el mapa de la mente de un politólogo que bardea en twitter y que se hace peronista porque ama la carne, la fiesta, el sexo y el mito.

En el extremo de esta lógica del “nuevo elector” que vota lo que quiere se pone en juego otro reto: si el “populismo para armar” de la década pasada intentó reconstruir la figura imaginaria del Pueblo achicando la Nación, esta nueva escena social comprendida como una atomización radical amplía las fronteras de otro sueño imposible: ¿una política que hace todas las cosas “concretas” que la gente quiere? ¿Achicar el Estado y la Nación para agrandar al vecino? Entre el margen de error mínimo que les arroja su economicismo, su vocación de desintegrar relatos y su oferta del político-pastor que escucha a cada “vecino” contienen un trípode que parece espinoso: o frenan la inflación y generan empleo o se hunden.

 

Cambiamos. Mauricio Macri presidente. Día a día, la campaña por dentro, de Hernán Iglesias Illia. Sudamericana, 2016, 345 páginas.

Relacionadas
diálogos / méxico / narcopolítica / Paco Ignacio Taibo II
Por Mario Santucho
filosofía magnate / único relato en góndola / carlos pagni
Por Mario Santucho, Por Diego Genoud, Por Martín Rodríguez , Por Juan Pablo Maccia
leer en crisis / salieri de nadie / realismo estallado
Por Hernán Vanoli
políticas de la literatura / cirugía anestésica / narrativa y estadística
Por Leticia Martin
políticas de la narración / orden y turismo / novelas de inmadurez
Por Mariano Canal, Por Alejandro Galliano, Por Hernán Vanoli
diálogos / una isla en el tiempo / terror a la jeringuillas
Por Mario Santucho
Destacadas
mal paso / yellow mirror / bienvenidos a la posdemocracia
Por Verónica Gago, Por Mario Santucho
sagat / el hombre nuevo / todo el poder al algoritmo
Por Facundo Carmona
política o violencia / sahumerio o gamexane / constelaciones familiares
Por Mario Santucho
cierre de roscas / transversales o dominados / malmenorazo
Por Diego Genoud