milei y la traición al bilardismo | Revista Crisis
elecciones 2023 / la libertad sin partido / entrevista a mario russo
milei y la traición al bilardismo
Mario Russo fue uno de los jefes de campaña de Javier Milei. Cuando lo entrevistamos en 2021, relataba charlas con el líder libertario pizarrón de por medio. Era un momento épico después de la gran elección legislativa porteña protagonizada por la ultraderecha. Ahora el vínculo se quebró y el politólogo cuenta sin vueltas lo que considera gruesos errores estratégicos para las presidenciales.
Fotografía: Héctor Rio
06 de Julio de 2023

Aunque todo crujía dentro de La Libertad Avanza (LLA) desde hacía bastante tiempo, el mes previo al cierre de listas partió al medio la endeble estructura que había armado Javier Milei para participar en las elecciones presidenciales de 2023. A lo largo de junio, pasó de todo.

Hubo testimonios en caliente de candidatos que se sintieron traicionados, como Carlos Eguía en Neuquén. El ex Coalición Cívica protagonizó un road show mediático denunciando que el entorno del economista le había pedido lugares en la Legislatura para porteños que no viven en esa provincia.

Carlos Kikuchi fue dejado cesante en su cargo como armador nacional, debido a magros resultados en las diversas elecciones realizadas hasta ahora. Su lugar en la Junta Electoral de LLA fue ocupado por Alicia Luján Lucich, la mamá de Milei.

Varios candidatos se bajaron sobre la hora, tal vez temerosos frente al inevitable destino del tren fantasma. Por caso, Guillermo Britos, intendente de Chivilcoy y elegido por Milei como precandidato a gobernador, duró menos de 48 horas en la marquesina.

Silenciosamente, uno de los últimos en irse fue el politólogo Mario Russo, quien no dudó en calificar que “lo que hizo Milei fue un desastre, traicionó a todos”. Incluso, fue más duro: “Vi a los garcas más grandes respetar a la militancia, en cambio vi a Javier cagar a toda la militancia, a los pibes que laburaron para él”.

La salida de Russo es sensible. En 2021, se había erigido en estratega en jefe de la campaña en la que Milei cosechó en Buenos Aires el 17% de los sufragios. En esa oportunidad, poco antes de las elecciones de medio término, Russo charló con Crisis. Su vínculo con Milei era óptimo. Durante el reportaje, el oriundo de Bahía Blanca subrayó que veía que Milei podía crecer electoralmente si estructuraba su fuerza política alrededor de un partido. Ese debía ser el Partido Libertario. En tanto que señaló los riesgos que había si todo giraba alrededor de su carisma. A su juicio, eso fue lo que terminó sucediendo.

Ahora, ya lejos de LLA, retomamos la conversación:

Cuando charlamos en 2021, decías que Milei iba a desarrollar un proyecto de poder. ¿Aún lo creés?

Mario Russo (MR): Creo que lo desarrolló de manera personalista. Los proyectos populistas de derecha se consolidan a partir de un líder, un partido político capaz de llevar al poder a ese líder y un movimiento social que oficie de sostén de ese líder. Los populismos de derecha generalmente se hacen desde abajo hacia arriba, con las redes sociales y trabajando lo que llamamos la batalla cultural. De los tres, Javier se quedó solamente con el primero. O sea, con la idea de líder. No desarrolló su estrategia sobre la base de un partido rector. A su vez, dinamitó la estructuración social a partir de las redes sociales, peleándose con muchos de los operadores en redes que tenía. Y, por último, consolidó el ultrapersonalismo. Esto hace que hoy esté mal parado y tenga muchas dificultades para garantizar la fiscalización de las elecciones. La veo muy difícil.

 

más que espejo, espejismo
 

Desde el primer momento de su relación con Milei, Russo planteó como espejo la estructura y campaña de Mauricio Macri de cara a la contienda electoral de 2015. Es por eso que, cuando terminaron las elecciones de 2021, el profesor de la Universidad Católica Argentina fue en busca del ex jefe de Gabinete, Marcos Peña.

¿Para qué te sirvió reunirte con Peña?

MR: A mí, en mi rubro, me gusta hablar con las personas cuando no están en la cresta de la ola. Creo ahí tienen una lectura más interesante de lo que les tocó vivir. Y en este caso me interesaba más porque estamos en las antípodas, no pensamos igual. Fue una charla muy franca en la que de alguna manera me adelantó lo que iba a pasar. Si uno hace un análisis fino de lo que fueron estos dos años, solo quedan las coordenadas de un populismo de derecha, después no hay nada más. En parte, Milei canaliza el desencanto y esas inquietudes de la sociedad, pero no es más que eso. Y creo que básicamente se debe a que es un outsider sin otra cosa. Javier aprovecha la ultracoyuntura pero sin capacidad de proyectarla. Es por eso que en 2021 le propuse vehiculizarlo por medio del concepto de casta, que ya se estaba usando fuera del país. Por ejemplo, lo había hecho Podemos en España. Pero Milei se quedó en eso y nada más.

Russo tiene la certeza de que Milei desperdició la oportunidad de construir un liderazgo a futuro. En parte, arguye, se debe a que “una provincia como la de Buenos Aires, que tiene 16 millones de habitantes y 135 municipios, es inviable para alguien que no conecta y articula a través de un partido rector”. En la concepción del ex asesor del precandidato a presidente de LLA, ese partido rector debía ser el Partido Libertario.

MR: Yo inicialmente, en la campaña de 2021, no tuve buena relación con el Partido Libertario, porque ellos eran puristas ideológicamente. Pero vi cómo los pibes que lideraba Nicolás Emma (presidente del Partido Libertario porteño) trabajaban a fondo y bien la candidatura de Javier. Aparte me di cuenta que llegaban a los jóvenes, lo que es muy difícil de conseguir. Entonces, le propuse a Milei que el Partido Libertario sea para él lo que el PRO fue para Mauricio Macri en 2015. En ese momento, ellos empezaron a trabajar la personería jurídica, algo que obtuvieron hace poco. Se iban a retroalimentar. Un partido rector ordena y articula. Si no era así, no iba a funcionar, se va a llenar de selleros.

¿Fue lo que pasó?

MR: Bueno, pasó lo segundo. Lo peor es que se los dije, y no me alegra para nada haber acertado. Dejaron a un montón de pibes tirados, enojados, desencantados con Javier. Los que consiguieron un lugar es muy difícil que ingresen porque quedaron rezagados en las listas. Una lástima, pero si algo aprendí es que el “te lo dije” no sirve para nada en política. Quiero aclarar que no hablo como despechado, porque trabajo de esto. A quienes le faltaron el respeto es a quienes militaron por Javier.

¿Se puede decir que Milei prácticamente se burló del esfuerzo de los libertarios para alcanzar en diferentes provincias la personería jurídica?

MR: A Milei nunca le importó consolidar un partido para articular los intereses de sus electores. A Milei solo le importa ser él. Es por eso que cree que no necesita a nadie, que no necesita partido, que los sellos se compran y con eso es candidato. Los pibes del Partido Libertario hicieron un esfuerzo enorme y Milei los traicionó a todos. El partido que canalizó las demandas entre 2017 y 2023 y que motorizó una campaña ganadora en 2021, fue raleado en la recta final para darle lugar a sellos y a gente que no tiene absolutamente nada que ver con las ideas que Javier Milei dice representar.

¿Cuánto de las desprolijidades y los errores de Milei tienen que ver con su nula formación política?

MR: Tengo una hipótesis al respecto por todo el tiempo que compartí con él. Creo que Milei vivió situaciones en su adolescencia que lo afectan en la relación con los hombres en política. No quiero abundar en esto para que no haya un malentendido, pero Javier se rodea de mujeres y no hace política con hombres. Uno de los motivos, a mi parecer, es que tiene complejos no resueltos en torno de su inseguridad. Los hombres no duran en su entorno político. Y eso en la política profesional vuelve todo bastante complicado. Eso no quita que su capacidad intelectual sea impresionante, por eso de grande logró construir una imagen de economista rockstar.

 

entornismo chino
 

Russo tiene la certeza que Milei se dejó convencer por aquellos que le dijeron que los libertarios no le garantizaban estructura. Eso le abrió la puerta después de 2021 a Kikuchi, que supuestamente era quien debía permitirle obtener gramaje territorial a partir de alianzas diversas.
MR: Javier tendría que haber logrado lo que en su momento logró Macri. Tener al PRO pero también tener lo que aportaba un Emilio Monzó como armador nacional. En lo personal, creo que a Kikuchi no le dio nunca el pinet para cumplir ese rol.

¿Entonces por qué lo eligieron?

MR: Creo que, por lo visto durante el último año, Javier se juntó con toda la gente que él ya conocía. Cualquiera que quiere ganar una elección, va y busca un armador que sabe, no a Kikuchi que era su compañero de programa de radio. Basó sus elecciones en la confianza y no en el profesionalismo. Y los profesionales de la política son necesarios. Javier decía que buscaba a los de confianza porque no cree en los políticos. Eso es un verso. Los profesionales de la política no solo son claves para el desarrollo de una campaña sino también para la consolidación de poder.

¿Esa era la única cualidad de Kikuchi?

MR: Una anécdota sirve para ilustrar mi respuesta. Un día, a comienzos de 2022, me llama Karina Milei y me dice que ya había encontrado al organizador. No sabía ni la nomenclatura. Ahí le expliqué que el nombre es armador. Le dije que Kikuchi en su vida había armado nada en política. Le ofrecí pasarle diez nombres de personas que podían cumplir ese rol para que ellos los evaluasen. Me respondió que no, que la decisión ya estaba tomada. A partir de ahí, comenzó una guerra de Kikuchi con el Partido Libertario. En la confianza de Milei, la ganó Kikuchi, pero tenía la particularidad de que no tenía nada de experiencia. Por eso se fue todo al carajo y explotó. Si hubieran ganado los libertarios, el cierre de listas hubiera sido otro.

¿Esperabas el desenlace que tuvo la relación de Milei con Kikuchi y Pareja?

MR: No, aunque creo que ambos hicieron su negocio. Sebastián Pareja va a ser legislador provincial por la Tercera, que estoy seguro que era lo que él quería. En tanto que Kikuchi apuntó a hacer algún negocio con el sistema de partidos. Tengo entendido que hay denuncias por irregularidades en el financiamiento de la campaña que los complica. Pero pienso que Pareja la hizo mejor que Kikuchi porque va a entrar como senador provincial.

En 2021, dijiste que Milei era un metódico. Lo definiste como bilardista. Después de todo lo que contaste, ¿seguís pensando lo mismo?

MR: Le faltó el respeto al bilardismo, para el cual equipo que gana no se toca. No hay nada peor que eso. El anda diciendo en todas las entrevistas que es bilardista, pero eso es puro verso. Vio que sumaba, porque el bilardismo es una forma de pragmatismo y evidentemente a la gente le cae bien, pero rompió con sus principales máximas.

Destacadas
podcast de revista / quinta temporada / análisis geopolítico
Por Marco Teruggi
diálogo picante / autoayuda para políticos / el trauma del pro
Por Mario Santucho
la tierra en disputa / sed terrateniente / resistencia mapuche
Por Hernán Schiaffini
sucesos argentinos / resistir la catástrofe / historia del presente
Por Agustín Valle