derecho minero / zapiola y soldati / mayoral conducción
conocé Barrick
La campaña publicitaria que se impone como un dulce zumbido en radio, televisión y gráfica es el nivel epidérmico de la estrategia. En paralelo, los estudios jurídicos del sector organizan seminarios y multiplican el lobby para anticiparse a los hechos y evitar la discusión de fondo: la estructura impositiva, los niveles de ganancia y la renta diferencial de un recurso natural, finito y estratégico. Cómo ser hoy una empresa a la que le interesa el país.
24 de Septiembre de 2015
crisis #12

Estaba desencajado. Entró tan rápido al edificio del Ministerio de Economía que no quiso esperar el ascensor para funcionarios. Subió a uno de los que utilizan el público y los empleados rasos. En la cabeza de Jorge Mayoral se agitaban mil fantasmas: era el Secretario de Minería pero esa misma mañana se había enterado, por el Boletín Oficial, que se restablecía la obligación para que las mineras liquiden en el país la totalidad de las divisas obtenidas por sus exportaciones. Pero el pánico no se había apoderado solamente de él. En las oficinas argentinas de Barrick Gold comenzaban a prepararse
para la nueva batalla. Habían olfateado la jugada, que empezaba con la obligación de traer el dinero físico al país y que podría continuar con una suba impositiva. Por eso, ese mismo 26 de octubre de
2011 empezaron a moldear la salida a la encerrona: la solución no está en elevar la carga impositiva sino en “una redistribución más directa, eficaz y equitativa de lo recaudado en concepto de impuestos
para la nación y las provincias”. Eso fue lo que explicaron en un seminario exclusivo, que se dictó a fines de agosto pasado y contó con el auspició de la minera de Peter Munk, que tiene la mejor relación con la administración central.

Aquel decreto (1722/2011) que encendió las luces de emergencia terminó de confeccionarse en las horas que siguieron a la reelección de Cristina Fernández de Kirchner. La medida restableció el primer
artículo del Decreto Nº 2581 del 10 de abril de 1964, que firmó el entonces presidente Arturo Illia y que buscó evitar la distorsión del mercado de divisas. Pero el nuevo texto señaló, además, la necesidad de terminar con un régimen diferencial que se aplicaba sólo a dos sectores en toda la economía (hidrocarburos y minería) y cuya continuidad podía generar un impacto particularmente negativo en medio de una crisis financiera global. 

En aquellos días posteriores al triunfo electoral se hablaba del “puente generacional” y el temor a lo nuevo preocupaba a gerentes e inversores. Tal vez fueron esas las razones por las cuales los hombres y
mujeres que trabajan para Barrick Gold intentaron minimizar el impacto de la medida. Dijeron, siempre en off, que estaban dispuestos a “ceder algo para no dejar de ganar”: es decir, que podrían aceptar elevar uno o dos puntos las regalías. Esa fue la línea que guió la decisión de no reclamar nada cuando en 2008 les aumentaron de 5 a 10% el pago de los derechos de exportación. “Barrick tuvo inteligencia política para acercarse al Gobierno y entendió bien la lógica del buen diálogo con el oficialismo”, reconoce un lobbista de otra firma. 

Pero bajo ningún concepto aceptarían llevar las regalías al 12%, que es lo que pagan las petroleras –eso es lo que pide el gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta–. Mucho menos, llevarlas al 20 o 25%, que es lo que había comenzado a plantear el economista Iván Heyn en algunas reuniones reservadas y otras más concurridas, en octubre y noviembre de 2010. Sus análisis no cuajaron en aquel momento en el kichnerismo. Varios lo miraron torcido.

En la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM) también adoptaron un discurso conciliador. Fue el resultado de otra discusión que ganó Barrick Gold y volvió a convertir a la cámara sectorial en
portavoz de su estrategia. Esa es una de las tareas que lleva adelante el simpático y entrador director de Asuntos Corporativos, Miguel Giménez Zapiola. Llegó al cargo después de la caída en desgracia de Dante Ramos, que perdió la pelea por la Ley de Glaciares y se tuvo que ir.

TEG

Pero la jugada de fondo, como suele ocurrir en estos casos, fue otra. Los abogados que trabajan para Munk trazaron los posibles escenarios de conflicto a partir de la obligación de liquidar la totalidad de lo obtenido por exportaciones. Uno de ellos, fue la posibilidad de que el Gobierno acogotara el giro de utilidades. La ecuación era simple: si hasta ese momento las empresas sólo mostraban un balance contable donde detallaban el valor de las exportaciones, ahora los billetes verdes debían ingresar al país. Y allí radicaba el peligro. Ese fantasma cobró cuerpo con el correr de los meses y se hizo realidad: el Banco Central negó todos los pedidos de remisión de utilidades al exterior. Según la cuenta que hicieron tres gerentes mineros, en los primeros ocho o nueve meses del año, el directorio que preside Mercedes Marcó del Pont impidió el giro de unos u$s 800 millones a los inversores mineros. La cifra representa alrededor del 15% del valor de las exportaciones anuales (que suman unos u$s 5.300 millones y expresan el comportamiento del tercer complejo exportador).

El otro escenario que preocupa a Barrick Gold es el aumento de las regalías que las mineras pagan a las provincias. Es de hasta el 3% en boca de mina, donde el metal tiene el precio más bajo de su cadena de valor. Ahí está una de las discusiones más temidas por las multinacionales, que fueron puliendo un discurso para enfrentar los análisis impositivos que realizan los aliados del camporismo: el equipo que conduce el viceministro Axel Kicillof aún tiene en carpeta la “cuestión minera”. Pero ellos no son los únicos. Hay varios grupos de militantes k estudiando la problemática y a principio de octubre pasado se presentó la Usina de Ambiente y Recursos Naturales de la Corriente de Liberación Nacional (Kolina), que encabeza Alicia Kirchner. Son demasiados frentes abiertos y en el sector no albergan ninguna esperanza en las soluciones que puedan salir ni de esos militantes ni de esos economistas heterodoxos. Eso si ningún otro grupo del oficialismo, más cercano a sus intereses, logra cortarles el paso.

los redistribuidores

No hay que perder de vista que en un mundo en crisis los metales se convierten en un invalorable refugio de valor: el oro aumentó 351,8% entre 2001 y 2010. Ese comportamiento lo conoce bien la multinacional con base en Canadá que extrae oro y plata en el yacimiento Veladero, en San Juan. Además, está construyendo Pascua Lama –estaría terminada en 2014–, primer emprendimiento binacional del mundo, que a fin de octubre pasado visitó Mayoral en un viaje relámpago. En las 24 horas que pasó en San Juan, el Secretario de Minería confirmó que la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) otorgó la habilitación definitiva para construir una pista de aterrizaje propia, similar a la del Aeroparque Jorge Newbery. “Corrimos un glaciar para construir la mina”, dice un hombre que trabajó para ellos.

Esa visita fugaz a Pascua Lama fue organizada por la Secretaría de Minería y contada en detalle por la agencia Télam en busca de imprimir otra dinámica a la estrategia comunicacional del sector. Barrick es una de las que mejor supo “leer” –siempre en los tiempos mineros, que son largos– la necesidad de modificar la política de relación con la opinión pública. Así nació el canal de noticias “Somos Barrick TV”, que se emite en Veladero. Mientras se libra esa batalla publicitaria, los abogados siguen tejiendo estrategias. Por ahora, la solución que encontraron fue aceitar las internas entre la Nación y las provincias: “Resulta válido preguntarse si la intensión de aumentarla regalía minera no deviene de un problema de distribución y administración de la renta total, más que de un problema de lo que realmente percibe el gobierno en concepto de minería. Prueba de lo antedicho, constituye el desarrollo económico alcanzado por algunas provincias que han defendido el sistema implementado en los noventas, tomando así la minería como base fundamental de su desarrollo económico”. Ese es el primer párrafo de las conclusiones, que incluye los resaltados en el original, del documento “Reflexiones ante un posible cambio en la regalía minera argentina”

Ese paper, que elaboró el abogado Hugo Emilio Bastías, fue presentado y distribuido en el seminario “La minería en Argentina: Problemática actual y dinámica del negocio”, que se realizó en la Facultad de
Derecho de la Universidad Austral. Bastías fue uno de los expositores e integra el estudio jurídico Saravia Frías–Mazzinghi, que asesora a Yamana Gold, Mega Uranium, OroCobre, Argentina Mining, Batavia
Mining, Patagonia Gold, Minera Mariana, Osisko Mining Company y Pan American Silver, entre otras.

El encuentro tuvo como único patrocinante a Barrick Gold y fue para un grupo selecto de no más de cincuenta personas. Había estudiantes de derecho –pagaron $800 por cabeza para un seminario de dos
días– y la plana mayor de Llorente y Cuenca, la consultora que trabaja con más alto perfil para la minera de Munk. Entre los expositores estuvieron el vicegobernador de Catamarca Dalmacio Mera y representantes de las distintas mineras: Jimena Daneri (Barrick Gold), Florencia Gutierrez y Ricardo Zarandon (Pan American Silver), Mario Hernández (Yamana Gold) y los abogados Carlos Saravia Frías, Marcos Mazzinghi y Ricardo Torres Brizuela, entre otros.

El trabajo de Bastías concluye: “Entendemos que la discusión sobre qué minería debe adoptar el gobierno se solucionaría implementando una redistribución más directa, eficaz y equitativa –resaltados en
el original– de lo recaudado en concepto de impuestos mineros para la Nación y las provincias. En defensa de una regalía que no destruya lo hasta ahora alcanzado por el sector minero, se debe tener en cuenta lo logrado por la provincia de San Juan. Principalmente, se destaca esta provincia por su visión de largo plazo y la insistencia en un diálogo fluido con el sector privado”.

En esas líneas se dejan planteados claramente los límites de la discusión que están dispuestos a dar. No se trata de analizar la estructura impositiva ni los niveles de rentabilidad y mucho menos la renta
diferencial, que es la que se obtiene por la explotación de un recurso natural, que es finito y, en este caso, estratégico. Sino en discutir cómo se acomoda la manta, que siempre es corta para un país que necesita desarrollarse y cuya estructura económica tiene un fuerte componente extractivo y primario.

Entonces, el juego de la principal exportadora de oro del país es entrar a la pelea por la interna entre la Nación y las provincias, y por la tensión entre las provincias. Esa es una disputa basada sobre elementos concretos: mientras la participación de empleo minero en el empleo privado es del 0,70% en todo el país, en San Juan representa el 8,40% y en Santa Cruz, el 14,20 %, según un informe elaborado por la consultora Abeceb.com para CAEM.

La incidencia está marcada por los proveedores locales que contratan las mineras para “sustituir importaciones” para la construcción y parte de los servicios para el funcionamiento de la mina. Ese proceso
se aceleró en 2011 por pedido de Mayoral que sintió de cerca la presión del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que reclamaba a los cuatro vientos programas de agregado de valor y “compre
nacional”. Pero bajo ningún punto de vista las mineras multinacionales analizan la posibilidad de montar una refinadora de metales en el país. “Las refinadoras se construyen en grandes centros de producción o en grandes centros de consumo y Argentina no cumple ninguno. El gran valor agregado se ve en los repuestos de los molinos de roca”, subrayó un gerente minero durante la presentación del trabajo de Abeceb.com, donde había representantes de Barrick Gold y de la CAEM. Todos asintieron.

cuidar la imagen

La decisión de destacar a San Juan, donde la minería encontró su paraíso de la mano de José Luis Gioja, no tiene nada de casual. Allí, el nivel de rechazo social es bajo y Barrick fue incluso premiada durante tres años por la Bolsa de Comercio como la compañía con mejor imagen y prestigio. Eso es lo que le facturan los sanjuaninos –con su gerente de Asuntos Corporativos, Julio Claudeville, a la cabeza– a quienes operan en nombre de la firma en Buenos Aires. 

Parte de esa factura también pasó el secretario Mayoral cuando le reclamó a los mineros en general, y a Barrick Gold en particular, que mejoraran la imagen pública en Buenos Aires. En aquellas reuniones,
que tenían como trasfondo la discusión por la Ley de Glaciares, se planteaba que estaba bien bajar plata a las comunidades afectadas por la extracción pero que había que hacer un trabajo más amplio.

Entonces Barrick Gold contrató a Llorente y Cuenca para que organizara reuniones con periodistas, los llevara a conocer algunos de sus yacimientos mineros en algún lugar del mundo y los inundara de información positiva. Esa política ya le había dado resultados a la consultora española, que durante los años de las privatizaciones se dedicó a mostrar los “beneficios” que obtendría el país si los
capitales privados manejaban áreas estratégicas para el desarrollo económico como petróleo, energía y comunicaciones. 

Este año Barrick Argentina decidió invertir millones de pesos en una campaña para radio, TV y prensa gráfica. Eso le permite entrar de lleno en un terreno en el que los asambleístas, que cuestionan la minería a gran escala, van perdiendo espacio.

Sus institucionales aparecen diariamente en los programas de radio de mayor audiencia –de periodistas oficialistas y opositores, reaccionarios o progresistas– y en los distintos canales de TV. La consigna es “Conocé Barrick” y las imágenes de la cordillera, de campos fértiles y de cursos de agua alternan con escenas de personal de la empresa que cumple con su trabajo y sonríe. Hay también postales de niños que levantan la mano en la escuela para contar todo lo que saben. La música transporta al televidente a la montaña y le habla de emprendedores y de gestas que, cada día, se concretan.

“Minería no es sólo extraer minerales. Es brindar trabajo a miles de personas e impulsar el desarrollo de las comunidades que nos rodean. Es crecer haciendo crecer a cientos de pymes emprendedoras. Es capacitar a la gente y dejarles un capital para siempre. Es cuidar este suelo porque nuestros hijos juegan en él, preservar la fauna porque este es su territorio, es hacer y promover un uso adecuado de los recursos. Es generar materias primas imprescindibles para nuestras vidas, la tecnología con la que nos comunicamos”, recita el institucional.

En un contexto distinto, Barrick aprende y retoma –tardíamente– la estrategia de las privatizadas, que ganaron consenso en los noventa con auspicios para todos.

También juegan su partida los integrantes del estudio Marval, O'Farrell & Mairal, que tuvo una posición muy crítica respecto del restablecimiento de “las restricciones a la libre disponibilidad de divisas”. En sus oficinas de la avenida Leandro N. Alem al 900 se realizó el seminario “Claves de la Minería. Una introducción a los aspectos fundamentales de la industria minera”, que en noviembre pasado dictó Lawrence D. Smith –Senior Manager de Evaluación de Proyectos y Análisis Estratégico de Barrick Gold– y tuvo como únicos panelistas a los miembros de la mesa chica de su Grupo de Derecho Minero: Luis E. Lucero (derecho de los recursos naturales), Francisco A. Macías (protección de inversiones extranjeras) y Leonardo G. Rodríguez (derecho comercial y litigios).

tejedores y bordadoras

En otro nivel de diálogo, el empresario Santiago Soldati garantizó la relación con el Gobierno –“habla directamente con Oscar Parrilli”, precisó una fuente privada– y acercó a la consultora Nueva Comunicación, que encabeza César Mansilla y ocupa el primer puesto del ranking de la revista Imagen, dedicada al segmento de relaciones públicas. “Mansilla vende que conoce a la UCR por dentro y Soldati garantiza el vínculo con el kirchnerismo: Gestionó las reuniones de Cristina con Peter Munk, a quien conoce de chico. Ambos fueron pupilos en un colegio aristocrático en Suiza”, confía un asesor
de la administración central y apunta que “el equipo de Barrick se completa con los abogados de Bronz y Salas”. 

Soldati, uno de los grandes beneficiados por las privatizaciones, también fue clave para destrabar la construcción de Pascua Lama, que conecta San Juan y la Tercera Región de Chile. Tiene reservas por 17,8 millones de onzas de oro (casi el doble de lo que tiene Veladero) y 671 millones de
onzas de plata. 

“Pascua Lama ha hecho y hará historia, pese al tiempo que llevó aprobar el informe de impacto ambiental –dos años– y a las trabas tributarias entre la Argentina y Chile. Fue lo primero que le dije a la  presidenta Cristina Fernández cuando nos reunimos para comunicarle la decisión de llevar a cabo el proyecto binacional. Soy muy amigo de Munk y tenía un interés personal en que salga adelante”, detalló
Soldati en un reportaje al Diario de Cuyo, poco después de las reuniones de abril y mayo de 2009, que se realizaron en Casa Rosada.

Más de tres años después, Mayoral sigue siendo el Secretario de Minería y repite, ante cada queja de los mineros que “la minería llegó para quedarse”. Las regalías siguen con un límite en el 3% y los reclamos del gobernador Peralta para elevarlas chocan, una y otra vez, contra la pared de La Cámpora santacruceña, que se niega a tocar el esquema impositivo minero provincial.

Barrick Gold capea las disputas internas en el sector y se prepara para inaugurar el proyecto minero más importante de Sudamérica.

Relacionadas
paradoja camionera / crónica / ferné
Por Diego Genoud
y ahora qué / he-man en la ñata  / la traición es un derecho
Por Martín Rodríguez
doctrina de seguridad nacional y popular / e-entrevista / nilda garré
Nilda Garré fue protagonista de uno de los legados que imaginó la épica de la década ganada: domesticar a las tropas. Primero en Defensa, después en Seguridad, le puso el cuerpo al intento de gestionar las capas subterráneas que...
Por Colectivo Editorial
la patria es del otro / in-pacto social / bajar un cambio
Por Mario Santucho, Por Martín Rodríguez
2015 así no da / sensatez y sentimientos / voluntarios y planilleros
Por Gabriel Vommaro
doctrina de seguridad nacional y popular / servilleta militante / homenaje ravino
Por Alejandro Haddad
Destacadas
aparición con tinta / arqueología en bicicleta / memoria incompleta
Por Martín Rodríguez
cierre de roscas / transversales o dominados / malmenorazo
Por Diego Genoud
recorte navideño / andá a investigar los platos / indefinición histórica
Por Matías Castelli
gps memorioso / la casa está en orden / no matarás
Por Ximena Tordini